URSS.ru - Editorial URSS, Moscú - Libros de Ciencia
Página principal Librería on-line Nuestra dirección Escríbanos
LIBROS EN LENGUAS EUROPEAS


 
Regresar a: Catálogo  
Encuadernación Pretel Martínez Damián De la 'filosofía del marxismo' a la filosofía de Marx
Id: 16912
 
9.9 EUR

De la "filosofía del marxismo" a la filosofía de Marx

URSS. 160 pp. (Spanish). Rústica. ISBN 5-354-00541-8.

 Resumen del libro

En el libro que el lector tiene en sus manos se parte de la consideración de que la filosofía del marxismo no es una ``visión general del mundo'', sino la teoría sobre el método de pensamiento, conocimiento y actividad práctica de los hombres. O dicho de otra manera, de la lógica dialéctica.

Por eso el autor hace un esfuerzo por elaborar un sistema lógico de las categorías y leyes de la dialéctica. Esto se realiza por primera vez en toda la historia del marxismo. Se da una explicación al hecho de que la práctica sea la aportación más importante de Marx a la historia del pensamiento filosófico, y también se incluye por primera vez en la definición misma de filosofía marxista, la cual se concibe, ante todo, como crítica, aunque durante el estalinismo no se pudiera ni siquiera dudar. Así mismo, se trata de apuntar los ``principios de una teoría'' sobre la práctica, a la cual Marx se refiere constantemente, aunque no llegara a crear la teoría correspondiente.

Así pues, el lector está ante un libro innovador en el que no sólo se somete a crítica la ``filosofía del marxismo'' (es decir, la filosofía del marxismo-leninismo), sino que aporta ---y esto es lo más importante--- nuevas soluciones a los problemas filosóficos que han estado estancados durante más de siglo y medio de existencia del marxismo.


 Indice

Prólogo
I. La historia de la filosofia y el método de pensamiento y de conocimiento
 1.Problemas filosóficos en la Grecia antigua
 2.Problemas filosóficos en la Francia del XVIII
 3.Problemas de la filosofia clásica alemana
II. Filosofia como método,
III. Categorías y leyes de la dialéctica
 1.їQué son las categorías?
 2.Categorías básicas de la dialéctica
 3.Categorías principales de la dialéctica
 4.Leyes fundamentales de la dialéctica
IV. La práctica, principies de una teoria
 1. їQué es la práctica?
 2.Lo objetivo y lo subjetivo a la luz de la práctica
 3.Las ideas y su fuerza material
 4.La práctica revolucionaria
 5.La práctica y el conocimiento
 6.La práctica y el socialismo en democracia
Notas A mi hijo Paco 'Pero una nación que quiera mantenerse a la altura de la ciencia no puede desenvolverse sin contar con un pensamiento teórico." Marx y Engels, Obras, T. 36, p. 30, Ed. Grijalbo

 Prólogo

Los amantes de la filosofía marxista no disponen de un texto más o menos asequible para un amplio circulo de lectores. Y creemos que jamás ha existido alguno que no padeciese del mal del dogmatismo y del neodogmatismo.

En nuestro país, el dominio del pensamiento filosofíco marxista ha sido y es muy deficiente. Muchas veces se ha conocido a través de obras de determinades expositores que, a todas luces, no hab'an estudiado previamente el conjunto de los escritos de Marx y Engels.

En la mayoría de los casos la llamada “filosofia del marxismo'' se ha estudiado por mediación del trabajo, por ejemplo, de Politzer, que en realidad es una expresión de la revisión estaliniana de dicha filosofia.

En otros casos, los lectores han tenido en sus manos obras que aparentemente ofrecían una mayor garantía, pues llevaban el visto bueno de la Academia de Ciencias de la URSS, aunque a la hora de la verdad, seguían impartiendo dogmatismo y neodogmatismo.

Y la verdad sea dicha: las obras de referencia han hecho posiblemente más mal que bien hasta tal punto que no pocos estudiosos del marxismo han llegado a la conclusión de que éste carece de filosofía propia, tildando el llamado "Materialisme dialéctico" de "diamat".

Todo esto explica que los filósofos marxistas estemos en deuda con los lectores deseosos de profundizar en el dominio del pensamiento filosófico de Marx.

Y la correspondiente tarea no es nada fácil. Se trata, en primer lugar, de hacer asequibles las concepciones que se concebían como una ciencia, aunque su desarrollo siempre se haya encontrado muy por debajo de las necesidades sociales y de las exigencias de la teoría misma.

En segundo lugar, al criticar al dogmatismo se pretende encontrar soluciones que superen las concepciones del neodogmatismo que, en lo fundamental, se inicia en el período del brezhnevismo neoestaliniano. La crítica del dogmatismo de la segunda mitad de la década de los cincuenta y de los sesenta debe ser completada con la superación del neodogmatismo que, hoy por hoy, impera en los dominics de la filosofía marxista y no solo de la filosofía.

En tercer lugar, ha de evitarse que los lectores se queden presos del aspecto, por así decirlo, dogmático de cualquier teoría. A este propósito pensamos que una de las posibles soluciones consiste en eludir la pretensión de exponer las ideas filosóficas del marxismo en una sola obra de reducidas dimensiones, y, menos aún, en un manual. Entiéndase bien: los manuales son necesarios e imprescindibles, mas el manualismo puede llevar en sí el germen del dogmatismo. Por consiguiente, habría que pensar en la oportunidad de elaborar varias obras que, en su conjunto, ofrecieran una noción más completa y abierta del pensamiento filosófico marxista.

En cuarto lugar, es necesario que la crítica del neodogmatismo vaya acompañada de una exposición en positivo, por lo menos, de algunos problemas fundamentales de nuestra concepción de la filosofía, ofreciendo soluciones nuevas a las cuestiones que habían permanecido empantanadas durante decenas y decenas de afios. Como es sabido, la crítica del dogmatismo de los años cincuenta y sesenta no fue secundada por una exposición de las nuevas concepciones filosóficas, lo cual representó una limitación de la labor científica de los filósofos marxistas españoles y de otros países.

El marxismo se ha "hundido" en la vieja Unión Soviética y en los llamados países de Europa del Este. En primer lugar, esto se refiere a sus interpretaciones dogmáticas y neodogmáticas de la época del estalinismo y del neoestalinismo brezhneviano. Además, se está poniendo al descubierto todo lo que había envejecido y todo lo que no era cierto, empezando por aspectes esenciales del llamado "socialisme científico".

Pero como ocurre con toda teoría, su más profunda revisión retiene concepciones que aún conservan su vigencia. Esto sucede, en especial, con la filosofía que, de todas las teorías marxistas, es la más estable.

En gran parte, el verdadero pensamiento filosófico del marxismo todavía está por exponer en un pequeño manual o texto y, aunque pueda parecer extrano, el primer intento ciertamente modesto que pretende conse-guirlo es el que el lector tiene en sus manos.

Esto es así por dos razones fundamentales. En primer lugar, ello se ha conseguido tras largos años (desde 1950) de estudio crítico de las obras de los escritores marxistas, en gran parte dominades por el dogmatisme de ayer y de hoy. Y, en segundo, el autor del trabajo que sigue a continuación se ha atenido al conjunto del pensamiento de Marx y Engels, mientras que los autores en boga han dado de lado a conceptos y teorías sustanciales del marxismo, como se puede apreciar sin dificultad en los textos publicades, en particular, por la mencionada Academia. Hasta ahora se había realizado una profunda revisión dogmática del marxismo, en general, y de su filosofía, en particular.

Pero el marxismo no es el dogmatisme de ayer y de hoy.

El marxismo o es creador o deja de ser lo que es.

El marxismo que se estanca no retrocede, muere.

Por lo tanto, es una tarea ya impostergable pasar de la llamada "filosofía del marxismo" a la filosofía de Marx.

Después de la celebración del XX Congreso del PCUS (febrero, 1956) se volvió a los “orígenes'', o sea, al leninismo. Pero ya se sabe que las teorías del líder de la revolución de 1917 no eran precisamente marxistas. Y mucho menos en la etapa superior de su desarrollo. El leninismo era un concepción radical, extremista e izquierdosa. De manera que con esta “vuelta'' no se podían solucionar los problemas políticos e ideológicos que engendro el estalinismó. їPor qué no se volvió a Marx? A mi juicio, se pueden indicar varias causas, pero hay una que sobresale: no se conocían a fondo sus concepciones. Puede parecer mentira, mas es verdad. Yo, por ejemplo, recuerdo que en la Facultad de Filosofia (nada menos que de Filosofia) nos recomendaban, en primer lugar, los trabajos de Stalin, después los de Lenin y sólo en tercer lugar los de Marx y Engels. Así pues, salimos de la Universidad sin conocerlos debidamente. їSe estudiaban mejor en otros centros y uiúversidades? їEn los centros de enseñanza del PCUS, empezando por la tristemente célebre V.P.Sh. (Escuela Superior del Partido)?

En la vieja URSS, el marxismo de hecho no llegó a aplicarse. Más todavía: la tragedia del marxismo consistió en que, en general, no se llevó a la práctica en parte alguna. Se sobrentiende que no se pudiera “liundir'' cuando se vino abajo el muro de Berlín.

En Rusia no existían condiciones ni para realizar la llamada revolución de 1917, ni para la «construcción del "socialismo". En este sentido, claro está, la"vuelta" a Marx no hubiera resuelto nada. Quizás tampoco se hubiera podido llegar a la comprensión de la filosofía como métode, como lógica dialéctica.

El rechazo crítico de la “filosofía del marxismo" puede levantar polémicas. Por eso el autor cita profusamente los más diferentes textos de Marx y Engels.

La exposición de las concepciones filosóficas del marxismo se hace dentro de un sistema lógico, cosa que hasta ahora jamás se había realizado. Y esto es así no sólo en los textos mencionades, sinó también en las monografías especiales, empezando por la primera que se publicara en Moscú en 1956: "Categorías de la dialéctica materialista''. En este sentido, tienen un interés especial las páginas dedicadas a las categorías y a las leyes de la dialéctica.

Por otra parte, dicha tarea requiere el desarrollo del propio pensamiento marxista. En este orden, el lector podrá constatar que, al concebir el tema de la práctica, se elaboran los principios de la correspondiente teoría.

A mi juicio, el filósofo que mas ha contribuido a la comprensión del verdadero pensamiento filosófico de Marx ha sido el investigador ruso Evald Ilienkov, sin duda, el mejor filósofo marxista de los años 50-70. No nos hemos conocido personalmente, incluso hemos vivido en diferentes países, perт a juzgar por sus trabajos publicados post mortem, hemos llegado a conclusiones análogas. Desde estas páginas le rindo un muy sentido homenaje.

El autor está convencido de que su obra puede interesar a los marxistas y no marxistas. Por ejemplo, a los estudiosos de filosofía y de la historia de la filosofía, de la economía y de la historia de la economía, del derecho y de la historia del derecho, de la politología y de la historia de la politología, etc. Y es que el marxismo ya forma parte del acervo de la cultura humana.

O sea, que el “hundimiento'' del marxismo no quiere decir que haya que abandonar su investigación, en especial, de su filosofía. Por cierto, que eso mismo, ciertamente con las correspondientes diferencias específicas, sucede con todas las teorías de los grandes pensadores del pasado.

En el presente trabajo se pretende hacer una exposición sistemática de la filosofía de Marx y Engels, limitándose a tratar los siguientes problemas: 1) Historia de la filosofía y el método de pensamiento y de conocimiento; 2) Filosofía como método; 3) Categorías y leyes de la dialéctica; 4) La práctica, principios de una teoría.

Todos estas temas se exponen con el ánimo de diálogo y de debate, y el autor recibirá con agrado y gratitud todas las criticas, sugerencias y propositiones que le hagan llegar a al dirección de la editorial.


 Autor

DAMIÁN PRETEL MARTÍNEZ nació en Granada en 1930. Durante la guerra civil fue enviado con otros niños españoles a la URSS, donde cursó todos sus estudios. Hizo la carrera de filosofía en la Universidad “Lomonósov” (Moscú) y realizó los estudios de postgrado en el Departamento de Historia de la Filosofía, pero se doctoró en la Universidad de La Habana. En la capital rusa fue investigador del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética. También fue profesor de Filosofía en el Instituto de Ciencias Sociales.

En La Habana trabajó como profesor en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad, en calidad de “profesor de tiempo completo” (catedrático), así como de investigador en el Departamento de Filosofía de la Academia de Ciencias de Cuba. Fue profesor de la Universidad de Granada (1985–2000).

Es autor de múltiples artículos y ensayos publicados en Moscú, La Habana, México, Praga, Madrid, Barcelona y Oviedo.

En repetidas ocasiones ha participado en mesas redondas, conferencias y congresos internacionales en diferentes países (URSS, Francia, Grecia, Checoslovaquia, Cuba y España).

Durante varios años fue miembro de los Consejos de Redacción de las revistas teóricas y políticas “Nuestra Bandera” (Madrid) y “Revista Internacional” (Praga).


 
© Editorial URSS 2016.